COVID PREVENT
GUÍA DE PLANES DE ACCIÓN POR PERFILES DE RIESGO

GESTIÓN INTELIGENTE DE LA VUELTA A LA ACTIVIDAD ECONÓMICA.

Esta aplicación gratuita se ha construido con base en los estudios de la propagación del virus en China y se ha contrastado con los datos actuales sobre la situación en nuestro país.

El objetivo de uso de la misma es realizar pronósticos individualizados de los riesgos por afectación de COVID 19. En un momento en que se solapan la crisis sanitaria, social y económica, la determinación individual del riesgo sanitario ayudaría a establecer criterios para proteger a los más vulnerables, que aún no han sido contagiados, durante el proceso de desescalada y vuelta a la actividad laboral. Las empresas y administraciones también pueden clasificar a los individuos con menor riesgo de presentar complicaciones durante un posible contagio. 

La primera fase de desescalada es la vuelta al trabajo en áreas "no esenciales" y ante la falta de test masivos para localizar los individuos portadores y vectores de contagio, algunos trabajadores verían comprometida su vida por un perfil de riesgo no cláramente definido, pero que esta herramienta puede discriminar. Algunos elementos que la herramienta puede evaluar son las situaciones de estrés personal en el momento de realizar la prueba a través de la sensación subjetiva del propio individuo (la implementación de la prueba es privada y confidencial). Un ejemplo es el caso de una persona de 41 años sin enfermedades preexistentes con un foco de estrés indeterminado. El resultado que arroja es el siguiente:

En una política para evitar riesgos a personas con este perfil, que podrían tener que ser hospitalizados, recomendamos aplicar medidas de seguridad más exigentes que las recomendadas por el gobierno. Según la actividad productiva y el tipo de trabajo, sería conveniente aumentar la distancia interpersonal, dotar de mascarillas y equipos EPI si es posible, realizar teletrabajo, realizarlo en espacios abiertos o estancias aisladas de otros trabajadores.

Las empresas y administraciónes públicas disponen de una herramienta que podría ayudar a realizar una desescalada del confinamiento, sin poner en riesgo a los trabajadores más vulnerables. Especialmente las personas con alto riesgo que aún no se han infectado por coronavirus, podrían en este periodo, previsiblemente largo hasta encontrar una vacuna, ser incluidos en planes de especial protección, mientras la población de menor riesgo pone en marcha la productividad de un modo más seguro. Esta sería una herramienta util para un desescalado inteligente, minimizando y combatiendo la crisis social y económica aparejada a esta emergencia sanitaria.

En la imagen, pronóstico de una persona de 62 años con perfil de riesgo que implica estancia en UCI.

Estas personas, durante el desescalado y hasta ser vacunados, deberían estar en domicilio realizando teletrabajo o si no fuera posible, exentos de incorporarse a la actividad laboral hasta que se dispusiera de remedios eficaces para combatir la enfermedad. En actividades laborales individuales sin contacto con otros trabajadores (vigilantes de seguridad u otros) extremar los protocolos de limpieza y seguridad entre turnos y extremar los controles de temperatura u otros.

En la imagen siguiente, un ejemplo de perfil de gran vulnerabilidad. Ciudadanos que deberían estar sometidos a planes de especial protección durante las siguientes fases de la crisis hasta ser convenientemente vacunados. 

Un ememplo que podría pasar desapercibido en la incorporación a la actividad es el perfil de Gran Riesgo para una persona de 51 años años con dolencias preexistentes (antecedente cardiovascular). Se pronostica un paso por UCI de 8 días con alto riesgo vital.

Por último los perfiles de riesgo leve y moderado serían clasificados inicialmente como aptos y aptos con seguimiento sanitario, para volver progresivamente a la vida laboral y reactivar la actividad económica, así como la vida social de forma paulatina.

En la vuelta al trabajo también encontraremos, a pesar de no llegar a edades superiores a los 65 años generalmente, perfil de enfermos críticos o muy críticos, que deberían estar exentos de la vuelta al trabajo hasta las fases de crisis en las que se disponga de una vacuna o remedio eficaz.

Las empresas y gobiernos pueden proteger a estas personas con protocolos más seguros y estancia en entornos muy controlados y cómodos teniendo en cuenta la posibilidad de rebrotes epidémicos y prolongación de la crisis.

 Es el caso de personas mayores de 50 años con enfemedades pre-existentes como hipertensión, diabetes, inmunodeficiencias, de caracter respiratorio o cardiovascular, que tendrían perfil crítico o muy crítico (estancia prolongada en UCI).

 

En las siguientes imágenes, se explican las herramientas y servicios añadidos en la plataforma COVID PREVENT para un Desescalado Inteligente de las medidas de confinamiento. 

Seguimiento y monitorización de procesos individuales, políticas de empresa durante el resto de la crisis, consultoría de acompañamiento social y a las políticas de afrontamiento de las emergencias o rebrotes epidémicos. Consultanos y te ayudaremos.